viernes, 16 de diciembre de 2011

Tiempo de gestación.



Haz el siguiente ejercicio:

A penas llegues a tu casa... o si estás ahora haciendo nada más que leyendo esto, párate, anda a la cocina y busca dos porotos o dos lentejas. Pon cada semilla en un copo de algodón y luego moja un poco el algodón. Deja cada semilla en un frasco independiente (puedes usar los potes de yogur) y observa cómo crecen. Pero con una de las semillas harás algo diferente, debes poner tu mano sobre ella y entregarle tu energía unos pocos minutos, una vez al día. 

Verás cómo la semilla que recibe tu energía brota y crece más rápido que la otra.

Así mismo ocurre en tu vida, y en la vida de todo ser vivo, mientras más empeño y energía pongas en aquello que deseas, más rápido se manifestarán esos deseos. No olvides que debes pensar en modo positivo y no caer en las "trampas del lenguaje".

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada